Los rodamientos de los coches

Es común hablar de ellos pero algunos no conocen si quiera como lucen, lo que es normal para quienes no hacen reparaciones. Los rodamientos son unos componentes que permiten que las ruedas puedan girar, van ocultos en el sistema de freno y el neumático. Por ello, ante cualquier señal de avería se debe acudir a un taller, puesto que no solo hacen que las ruedas giren, en materia de seguridad son muy necesarios.

Están compuestos por tres partes, la jaula que es un aro interno de poliamida y resiste altas temperaturas, dos anillos sobre los que los cuerpos rodantes circulan, y estos últimos son los que hacen posible que los anillos al girar tengan un rozamiento mínimo.

Su clasificación

No son todos iguales, los rodamientos de bolas los hay de magneto o rígidos, lo cual se nota por la forma del anillo, mientras que los de rodillo se encuentran cilíndricos, cónicos, de aguja y esféricos. Otra clasificación, aunque menos conocida, es de acuerdo a la carga que se le aplica, que se divide en dos, radiales y axiales. También se tienen en cuenta el número de filas de rodamientos y si son o no separables.

Hay otros que son diseñados por requerimientos del dueño o elaborados con materiales especiales como las resinas, la cerámica, acero inoxidable, etc., o que reciban algún tipo de tratamiento especial. Se pueden ver afectados por el estado de las carreteras y el clima, por lo que se deterioran prematuramente, se generan holguras pudiendo llegar a romperse, su temperatura aumenta a niveles que afectan al funcionamiento del sistema antibloqueo y se perjudican las ruedas.

Si cambia los rodamientos es preciso que lo haga en ambos lados del vehículo, ya que los dos reciben el mismo desgaste. Otro punto fundamental a considerar es la lubricación, al estar en óptimas condiciones se reduce la fricción y disminuye las probabilidades de desgaste, a la vez protege de la corrosión y de las impurezas externas.

Todo componente del vehículo es importante y aunque parezcan aislados unos de otros no lo están, la falla de uno de sus elementos puede generar fallas en otras áreas. El motor es uno de los más delicados a pesar de no parecerlo y no se repara fácilmente, deben usarse piezas de calidad.

En los desguaces especializados se encuentran muy buenas opciones en cuanto a precio y calidad. Visite motoresdesegundamano.es un sitio dedicado exclusivamente a motores, solo se rellena un pequeño formulario y en poco tiempo se ponen en contacto con el interesado para ofrecerle lo mejor.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.