La manera mas sencilla de cambiar la correa de distribuccion

Tener un coche es sinónimo de gasto, quien diga lo contrario miente, ya que un coche cuando sale del concesionario obliga a su dueño a gastar constantemente. Tan solo debemos ver algunos ejemplos claros, para darnos cuenta de lo que digo, solo en gasolina ya debemos invertir, el gasto dependiendo del precio de la misma y del uso que le demos al coche se verá incrementada o no, lo mismo ocurre a la hora de contratar el seguro, si eres de los que te gusta regatear debes saber que tendrás la suerte de poder encontrar un precio más ajustado, y aunque es verdad que el seguro se puede pagar anual, trimestral o semestral, nos debemos dar cuenta de que se trata de un gasto seguro. Después no debemos olvidarnos de la limpieza del vehículo, si somos de esas personas a las que les gusta llevarlo reluciente, sabemos que todos los domingos pasar la aspiradora y limpiarlo por fuera es un gasto asegurado, por lo que no debemos olvidarnos de apartar de apartar esos cuantos eurillos.

Como vemos en poco tiempo ya tenemos un gasto asegurado, veamos cuales son los siguientes pasos para que no nos pille desprevenidos. El coche aunque sea nuevo va a necesitar de revisiones periódicas, por lo que buscar talleres mecanicos de coches va a ser nuestro cometido, asegurarnos de que cada una de sus piezas vaya en perfecto estado es de vital importancia ya que incide de manera directa sobre nuestra propia seguridad por lo que es conveniente no saltarnos la cita de ninguna de las revisiones, todo ello teniendo la suerte de no tener un tropiezo o de repente que se nos produzca una avería ya que es entonces cuando nos vamos a dar cuenta de verdad lo caro que resulta tener un coche.

En cualquiera de los casos un coche cuidado es sinónimo de alguna manera de ahorro, ya que cuanto más cuidado lo tengamos menos expuesto estará a las tediosas averías. Mientras tanto de lo que nos tendremos que ocupar será de cosas que tienen fecha de caducidad como son los neumáticos que deben ser cambiados a los cuarenta o cincuenta mil kilómetros si los hemos puesto de buena calidad y a los diez mil si por el contrario son de mala calidad o de segunda mano. Al igual que a la hora de cambiar la correa de distribución mucho antes de que pueda romperse por ello es conveniente pedir enseguida precio cambiar kit de distribucion y evitar así que nos pille por sorpresa.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.